La Eurocopa sub-21

Eurocopa sub-21

La Eurocopa sub-21

La Eurocopa sub-21 de 2017 concluyó como suelen acabar todas las finales: ganó Alemania (1-0). El mazazo de Cracovia puso término a la fe de la generación de Asensio, Llorente, Saúl y Ceballos, aunque a Ceballos, por su juventud, el destino le reservó una segunda oportunidad. La Eurocopa sub-21 vuelve a desembocar en una final entre la Selección de España y Selección de Alemania. El guión es el mismo solo que se acentúan los perfiles. Se juega en Údine (20:45, Cuatro), al pie de los Alpes, bajo una inaudita ola de calor, y los participantes son equipos que redoblan el nivel de sus predecesores.

Ceballos y Oyarzabal, veteranos de la última edición, advierten de que han venido a por la revancha. Ambos lideran un equipo asombroso. No puede calificarse de otro modo el ejercicio de demolición (5-0) al que sometieron a la mejor generación de Polonia en mucho tiempo, ni es normal la solvencia con la que destrozaron a una sólida Francia remontándole un gol en contra para humillarla camino de la goleada (1-4). Los enviados de los principales clubes de Europa al torneo italiano advierten de que estamos ante un grupo de jugadores absolutamente extraordinario. España exhibe más recursos que nadie a partir de sus centrocampistas, circunstancia que evoca a la edad de oro, aquella que encabezaron Xavi e Iniesta hace una década.

El peligro de Alemania es patente en unas cuantas circunstancias. Están prevenidos de que enfrentan a una selección táctica y técnicamente superior y plantearán el partido desde ese sentimiento de resistencia. “España es favorito”, proclamó ayer Stefan Kuntz, su entrenador. La historia del fútbol recuerda que no hay mayor roca que un equipo alemán alarmado. Esta selección, además, posee muy buenos jugadores en todas las líneas. Dahoud, Waldschmidt, Mittelstädt o Eggestein conocen el oficio a la perfección. Encarnan las virtudes de la nueva escuela germánica, saben administrar la pelota con ingenio, y además saben cómo plantear un partido cerrado y corrosivo.

La piedra de toque para esta magnífica reunión de jugadores españoles resulta intimidante. Ceballos y sus compañeros solo se impondrán si no dejan que la euforia empuje su juego hacia la frivolidad. Los recreos contra Alemania siempre se han pagado muy caros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *